CASOS PRÁCTICOSECOMMERCE

Cómo hacer que tu web sea un sitio seguro para compras online

0

Una de las consecuencias directas que trajo el confinamiento durante la crisis sanitaria provocada por el COVID19 fue un aumento de las compras online. Tras el cierre obligado de muchos establecimientos, tiendas de barrio e incluso grandes almacenes, las compras online fueron el único subterfugio para los consumidores.

De hecho, el comercio electrónico fue unas de las actividad esenciales, declaradas por el Gobierno en el famoso Real Decreto 10/2020 y que suponía el cierre de toda empresa cuya actividad no fuese esencial.

En esas semanas, internet registró cientos de miles de nuevos consumidores que nunca antes habían comprado online. Durante 2019, el 12% del total de compras que se realizaron en España fueron vía online, cifra que a buen seguro se superará este año por el efecto COVID19. Y seguramente también aumente considerablemente el ticket medio de compra, que ronda los 60€ por pedido en España. De hecho, el 51% de los consumidores gasta de media, por compra, entre 50€ y 100€.

¿Dónde compramos más?

En España, las principales páginas de destino de nuestras compras online están relacionadas con la moda (el 50% de los e-shoppers), travel (más del 60% de los usuarios) y tecnología (39% del total); 41% de los consumidores compra productos de belleza y cuidado personal y un 19% realiza compras de alimentos frescos o bebidas, ya sea pedido de comida a domicilio o la ‘cesta de la compra’.

Evidentemente, estas tipologías de productos son los más habituales y propicios de ser pirateados para comprometer nuestros datos y dinero. En España no es tan habitual este tipo de prácticas, pero sí en otros países donde está casi a la orden del día.

Las 10 reglas de oro de las compras online seguras

Para hacer las compras online seguras existe una serie de recomendaciones sencillas que podemos seguir para identificar y saber diferencias las tiendas legales de las que pueden comprometer nuestra seguridad.  

“Estaba ojeando mis redes sociales y de pronto me sigue una cuenta que desconozco. Es una tienda online que vende zapatos a precios irresistibles. Supongo que habrán monitoreado mis últimos comentarios en redes sociales y habrán llegado a mi perfil así. Bueno, vamos a echarle un ojo. Y efectivamente, todo estaba un 40% más barato que en cualquier tienda oficial, así que me decidí a comprar. La web parecía fiable y la técnica de marketing al más puro espíritu de las grandes tecnológicas, así que no podía ser un timo. Dos meses después, aún estoy esperando por el pedido y nunca nadie atiende ni a mis correos ni llamadas”.

Seguro que todos hemos visto un caso parecido al anterior. Hoy en día es tremendamente fácil comprar un dominio, duplicar el contenido de otra página web fiable y hacer este tipo de marketing de guerrilla. Con una buena oferta y un usuario despistado, es fácil caer en la trampa. Para evitar las tiendas online fraudulentas, la Oficina de Seguridad del Internauta (dependiente de INCIBE, el Instituto Nacional de Ciberseguridad) ha diseñado una Guía Para Aprender a Identificar Fraudes Online, entre los que se encuentran precisamente las tiendas online fraudulentas.

  • Observar el aspecto visual

Una web mal construida y poco atractiva puede ser sinónimo de que se ha hecho con prisas y sin cariño, solo tratando de copiar un estilo, pero sin entrar al detalle.

  • Comprobar la información legal de la empresa

El NIF de la empresa y otros datos como la razón social o los datos de contacto son necesarios para identificar a una tienda online fiable.

  • Fijarse en los precios

Deben hacernos sospechar los precios demasiado bajos con respecto a las tiendas online oficiales o al precio de mercado.

  • Monitorizar opiniones

Antes de comprar un producto revisaremos las opiniones de otros usuarios haciendo una búsqueda por internet o en las redes sociales.

  • Analizar los pagos permitidos

Evitaremos páginas que, aunque contengan los logos de muchos métodos de pago online, a la hora de la verdad solo permitan transferencias a depósitos y pagos con tarjeta.

  • Contrastar reputación en la red

Un rápido vistazo por internet, buscando por el nombre de la empresa o del vendedor, nos dirá si nos encontramos ante una estafa o un fraude. Sino, es que seríamos de los primeros, y debemos ser entonces activos en denunciar este hecho, lo que se hace ante la Oficina de Seguridad del Internauta o ante el Cuerpo Nacional de Policía especializado en ciberdelitos.

  • Comprobar el certificado SSL

Las tiendas fiables tendrán una conexión segura por HTTPS y contarán con un certificado de seguridad.

  • Leer condiciones y políticas GDPR

Seamos conscientes de las condiciones del servicio que nos está ofreciendo, así como de las políticas de privacidad de la plataforma. Esta información suele incluirse dentro del ‘Aviso Legal’ de la web, y demos sospechar si no lo vemos por ningún lado.

Obviamente existen infinidad de consejos que podemos seguir para hacer de nuestras compras un lugar más seguro: comprar en las marcas tradicionales y de confianza, llamar a los números de atención al cliente o iniciar alguna conversación con ellos por redes sociales (incluso buscar a sus fundadores o empleados por Linkedin), pero como siempre, la sensatez ha de ser nuestra primer arma para combatir el fraude online.


Suscribir


Samuel Rodríguez
Periodista a cargo de Ecommerce News desde 2012. Inquieto. En el camino, creé otros medios, como @BigDataMagazine y @CybersecurityNews. Organizador de cientos de eventos profesionales. Ahora con un pie en Portugal y otro en México... Muy del @GetafeCF

El eCommerce ha crecido en 2020 más de un 20% en España

Previous article

Los drones de Amazon están a punto de despegar en Estados Unidos

Next article

You may also like


Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.