COMERCIO ELECTRÓNICOECOMMERCE

El futuro del ecommerce en España es el pasado de China

0

Durante los últimos 20 años y ya de forma aplastante en estos últimos 10 meses de crisis COVID 19, por si aún no había quedado ya suficientemente claro, China de forma silenciosa e imparable se ha convertido, ya con una distancia abismal frente al segundo en cola, como la primera potencia mundial en comercio internacional y comercio electrónico. 

España y el mundo en general tenemos actualmente un nivel de dependencia de vértigo con todo lo “Made in China” ¿Por qué? Porque China ha demostrado ser más VELOZ, más EFICAZ más BARATA, e incluso más SOLIDARIA. ¿Por qué China sí y España no?

En la cultura China, a diferencia de la cultura occidental, el mero hecho de aprender a escribir chino mandarín requiere de una inversión a nivel individual abismal de años observando y copiando caracteres, una y otra y otra vez. Observar y copiar está en su ADN. Es una rutina entrenada a nivel nacional e integrada en su sistema. Observar y copiar más allá de sus propios sistemas, más allá de sus fronteras, es lo que mejor saben hacer y se ha convertido la base de su éxito y de su tremendo desarrollo en estos últimos 20 años:  Observar a los mejores, aprenderlo, integrarlo y mejorarlo.  

He podido tener la gran suerte de vivir y experimentar de primera mano durante mi estancia en Shanghai en 2019 la realidad y el día a día del retail en este increíble país, viviendo una realidad tan impresionante y tan alejada de la nuestra a nivel comercial y bancario que podría afirmar sin ningún problema que el futuro del ecommerce occidental es a día de hoy una realidad pasada para el retail e ecommcerce en China, y aún mucho más, después de la revolución ecommerce que han supuesto para el mundo entero (y 10 veces más en proporción para China) estos 10 últimos meses a causa de la crisis COVID 19.

La pandemia ha forzado aún más el brazo de aquellos Brick & Mortars antes reticentes a sumarse al comercio online dado que en muchos casos el comercio online ha quedado durante casi un año como la única puerta de comercio factible, provocado un aumento en el gasto online de manera inconmensurable, donde en occidente empresas como Amazon y Walmart, se han visto obligados a hacer esfuerzos sobrehumanos para cumplir con el aumento de pedidos online y su consecuente incremento en beneficios… o al contrario, casos como Mercadona o Carrefour en España, quienes no siempre han sido capaces de dar una respuesta veloz, eficaz y temprana al tremendo incremento de la demanda online en este último año. 

Mientras tanto, China sí que estaba preparada (mucho antes de la llegada de la pandemia) para dar respuesta a absolutamente cualquier incremento en la demanda online…y así le ha ido de bien. 

Mi experiencia en China durante mi estancia en 2019, un país donde hasta los pordioseros piden limosna con un código QR colgando del cuello, donde el dinero físico, ni las tarjetas de débito o crédito existen, y todo, absolutamente todo se busca, se encuentra, se reserva o se paga con el móvil, un mundo donde no hay tiendas físicas (salvo los centros comerciales que sólo albergan tiendas de Lujo: Prada, Gucci, Louis Vuitton, Hermès, Chanel, Cartier) y donde en la calle sólo hay restaurantes, cafeterías y bares; donde si te hace falta un bolígrafo, lo pides en una APPs en Inglés, o bien en una APPs en Chino, (que sale incluso aún más barato) y te llega en 1 hora a tu casa sin costarte más de lo que costaría comprarlo aquí en una tienda CARLIN de la calle, donde el seguimiento de paquetería está geolocalizado sobre el camión que trae tu paquete a tu casa y sabes en todo momento en qué punto exacto del mapa se encuentra ese camión, donde tu pedido siempre viene acompañado de algún detalle más no esperado dentro del paquete y recibes en el momento de la entrega un mensaje a tu móvil no sólo agradeciendo tu compra sino con una poesía de parte del fabricante deseándote salud para ti y para tu familia, donde las APPs como TAOBAO son tan complejas en diseño y forma  que desde la propia APP realizan eventos multimillonarios como el 11.11 con incentivos y rewards inmediatos… y todo suma y sigue….

Durante un siglo, las empresas de consumo del mundo han mirado a Estados Unidos para detectar nuevas tendencias, desde códigos de barras escaneables en la década de 1970 hasta mantenerse al día con los hábitos de consumo de Influencers y actores de Hollywood en la década de 2010. Tal vez haya llegado el momento de empezar a mirar con mucho detenimiento hacia el este.


Suscribir


Samuel Rodríguez
Periodista a cargo de Ecommerce News desde 2012. Inquieto. En el camino, creé otros medios, como @BigDataMagazine y @CybersecurityNews. Organizador de cientos de eventos profesionales. Ahora con un pie en Portugal y otro en México... Muy del @GetafeCF

Pago a plazos con ViaBill. Mejora directa de los principales KPIs en una tienda online

Previous article

Twitch, 10 claves para el marketing de influencers

Next article

You may also like


Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.