COMERCIO ELECTRÓNICOECOMMERCE

Del Black Friday al Friday for Future

0

Inma Chacón, Branding &Coolhunter

29 de noviembre, viernes, Gran Vía, primera hora de la mañana, activistas de Green Peace despliegan una enorme pancarta en negro. Entre edificios emblemáticos y flagship stores está escrito el lema “consumismo = crisis climática”. 6 de diciembre, Greta Thunberg llega a Madrid para asistir a la Cumbre Mundial del Clima convertida en un gran icono mediático que integra, visualiza y amplifica los valores que ya venían empujando los distintos colectivos ecologistas, multiplicando exponecialmente la idea de conciencia colectiva ante el problema medio ambiental.

La Agencia Europea de Medio Ambiente publicó un informe en el que se presenta el consumo de textil de los europeos como la quinta industria generadora de gases de efecto invernadero del continente, lo que implica que cada europeo generó más de 600 kg de emisiones equivalentes de CO2 solo en ropa. En el Black Friday se consume, sobre todo, ropa y tecnología. 

Estamos inmersos en una corriente en la que el consumo por impulso, auspiciado por las marcas, se está convirtiendo en un acto agresivo que va a implicar cambios, incluso legislativos (algunos países europeos ya barajan posibles sanciones a este tipo de consumo). La tendencia Guilt Free Consumption se antoja como estrategia de branding prometedora para el cliente. Este es el Zeitgeist que nos está tocando asumir.

Evidentemente, con este panorama, las políticas de Green Washing por parte de las marcas ya no valen, y son claramente identificadas y rechazadas por el consumidor, cada vez más exigente, informado y comprometido con la realidad y su entorno.

Las marcas deberán de posicionarse como marcas activistas, marcas que transmitan y abanderen los nuevos ideales y valores actuales. El activismo se antoja como una nueva religión. La marca australiana Will & Bear está plantando 20 árboles por cada sombrero que venda entre el viernes 29 de noviembre y el 1 de diciembre. Everlane donará un porcentaje de cada compra del Black Friday a Oceana para ayudar a eliminar la producción de plásticos de un solo uso.

El concepto no es nuevo, Darwin nos lo enseño, sobreviven los que se adaptan. Sin duda estamos ante una revolución ética del consumo, y el formato on-line dispone de herramientas para poder adaptarse mejor a las exigencias actuales. Probablemente, la compra desmedida a la que nos hemos acostumbrado y cuyo máximo exponente es el Black Friday dará paso a una compra más convencida que impulsiva, y los e-commerce deberán desarrollar estrategias de branding que transmitan e impregnen estas nuevas sensaciones a la experiencia de compra del consumidor.

Seguro que ganamos todos…


Suscribir


Laura Quelle
Vivo en un constante brainstorming y me apasiona la comunicación en todas su formas. Con 3 años descubrí el café y fue uno de mis mejores descubrimientos tempranos. Puede que sea el culpable de que mi mente vaya a 1,000kh/h.

¿Puede el “machine learning” contribuir a la mejora de un servicio técnico? ANOVO nos lo cuenta

Previous article

Foreo multiplica por cinco sus ventas en Black Friday

Next article

You may also like


Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.