COMERCIO ELECTRÓNICOECOMMERCE

Brexit, ¿y ahora qué?

0

El periodo de transición del Brexit ha terminado pero, ¿ahora qué? ¿Qué ha cambiado para las tiendas online que quieren vender al Reino Unido?

Desde el 1 de enero de 2021, el Reino Unido ha dejado de ser un Estado miembro de la Unión Europea con efecto permanente y pasa a ser tratado como un país tercero. En el caso de Irlanda del Norte, las normas del mercado único de la UE seguirán aplicándose en general, aunque también ha pasado a formar parte de la unión aduanera del Reino Unido. 


El Brexit ha tenido un fuerte impacto en el comercio online y está obligando al sector en Europa a adaptarse. Aunque previamente hubo un periodo de transición para llegar a un acuerdo que definiera la situación de ciudadanos, consumidores, empresas e inversores y así facilitar los trámites, las dudas siguen siendo muchas. ¿Y ahora qué cambia en una venta online? ¿Cómo se verá afectado el ecosistema del comercio electrónico, desde las ventas hasta el procesamiento de datos?

GDPR: ¿Ya no se aplica en el Reino Unido? ¿Cuáles son las implicaciones para el comerciante? ¿Cómo puede proteger los datos de sus clientes?

Con la salida de la Unión Europea, el Reino Unido dejará de estar sujeto al cumplimiento del GDPR (Reglamento General de Protección de Datos) y esto plantea la necesidad de adaptación de las tiendas online en la comercialización de sus productos. Durante un periodo de 4 meses a partir del 1 de enero, con la posibilidad de ampliarlo a 6 meses (junio de 2021), no es necesaria ninguna adaptación en cuanto al tratamiento y protección de datos en las ventas o compras al Reino Unido. 

Una vez transcurrido este periodo, la Comisión Europea debe reconocer que el Reino Unido garantiza un nivel adecuado de protección de los datos personales transferidos, o exigir adaptaciones para garantizar la seguridad en el tratamiento de los datos, como ocurre, por ejemplo, en Andorra, Argentina y Canadá. Por otro lado, si no es así, la empresa debe asegurarse previamente de que la empresa receptora de los datos en el Reino Unido ha ofrecido garantías adecuadas de protección de los datos personales transferidos, dentro de los parámetros definidos y exigidos por el GDPR.

Si no se cumple alguno de estos dos requisitos, el intercambio de datos con el Reino Unido será ilegal y podrá ser sancionado con una multa.  

ABC del IVA en el comercio electrónico tras el Brexit

El IVA sobre las ventas en línea al Reino Unido ha causado muchos dolores de cabeza. Para resumirlo fácilmente, el vendedor no británico debe estar registrado en el Reino Unido a efectos del IVA y cobrar el IVA británico a las empresas o a los consumidores, como se hacía antes de que el país se adhiriera a la Unión Europea. Los siguientes son puntos esenciales sobre el IVA que las tiendas online con clientes del Reino Unido deben conocer: 

Número de IVA

A partir de ahora necesitará un nuevo registro de IVA en el Reino Unido para declarar sus ventas a los consumidores británicos. Todas las ventas realizadas a los consumidores del Reino Unido deben ser notificadas inmediatamente a la HM Revenue & Customs (HMRC) del país. Para los que tienen empresas con sede en el Reino Unido, la Ventanilla Única Mini (MOSS) de la UE ya no está disponible para declarar y pagar el IVA sobre las ventas realizadas a través de servicios digitales a los consumidores privados en la UE. 

¿Quién paga el IVA?

Para las ventas inferiores a 135 libras esterlinas (aproximadamente 159 euros): Estos productos estarán sujetos al IVA sobre las ventas, por lo que la tienda online lo pagará directamente a la autoridad fiscal del Reino Unido. Esto significa que cuando el producto entre en el Reino Unido, Royal Mail no cobrará el IVA ni una tasa de presentación en aduana, pero el envío debe ir acompañado de la factura para evitar la doble imposición. Una alternativa a esta situación es la venta a través de marketplaces. 

En el valor de 135 libras se incluye únicamente el valor de venta de los productos, sin incluir el transporte, el seguro y otros gastos. 

Para las ventas superiores a 135 libras esterlinas: se cobrará el IVA a la llegada al Reino Unido (IVA de importación) y el cliente será responsable del pago, así como de los derechos de aduana, si procede.

EROI (Registro e Identificación de Operadores Económicos): Necesitará dos números, uno para el Reino Unido y otro para la UE. Sin estos números no puede despachar las mercancías para su envío a sus clientes en la UE o el Reino Unido. 

Declaración de aduanas: Debe rellenar las declaraciones de aduanas de salida y de entrada para las aduanas del Reino Unido y de la UE. Existe un posible periodo de aplazamiento de seis meses para las declaraciones del Reino Unido. 

Código de las mercancías: Asegúrese de que tiene los códigos arancelarios correctos del SA y las descripciones, valores y orígenes exactos de sus productos. La declaración de aduanas exige que todas las mercancías tengan un código de identificación de mercancías normalizado (código HS). Si se equivoca, pagará menos/algunos aranceles y sus mercancías serán bloqueadas por la aduana.

Declaración de origen: aunque ahora existe un acuerdo arancelario preferencial entre el Reino Unido y la UE, esto le obliga a seguir los nuevos requisitos de las “normas de origen”. Esto significa obtener una “declaración de origen” del exportador o una autocertificación. 

Condiciones comerciales en el sitio web: Es importante revisar las condiciones de entrega (“Incoterms”) para evitar molestar a los clientes con posibles retrasos aduaneros. Estas condiciones aclaran al cliente que es responsable del despacho de aduanas y del pago de los posibles aranceles de importación y del IVA. 

¿Qué pasa con los marketplaces?

Los marketplaces pueden ser un facilitador de la entrada en el mercado británico, ya que permiten contar con un intermediario que, en principio, estará mejor capacitado para afrontar la situación. Para los que venden en marketplaces o para los que van a entrar, HMRC exige ahora que los marketplaces se conviertan en el proveedor considerado (que no supere las 135 libras), lo que significa que la plataforma se hace responsable de las tasas y el IVA, y de facturar al cliente en el momento de la compra. Los marketplaces están sujetos al IVA por las ventas de cualquier valor realizadas por sus vendedores fuera del Reino Unido.

Para realizar una transacción, el vendedor de la UE tendrá que vender primero su producto al mercado y éste se lo venderá al consumidor con los tipos de IVA habituales del Reino Unido. 

El caso de Amazon: la mercancía debe trasladarse primero al Reino Unido, con el IVA de importación pagado. Con el registro correcto del IVA en el Reino Unido, puede evitar pagar el IVA en efectivo. Si vendes a través de FBA Reino Unido no tienes que preocuparte porque nada cambiará.

¿Cómo afecta ya el brexit al comercio electrónico?

  1. Fluctuaciones de precios: Las devaluaciones y revalorizaciones de las monedas implican una reestructuración de la estrategia de precios de un negocio en línea.
  2. Posible reducción de las compras/ventas debido a problemas aduaneros y pagos adicionales. 
  3. Las empresas situadas en el Reino Unido pierden competitividad frente a otras empresas situadas en Europa, ya que el Reino Unido se consideraba un puerto de entrada a Europa.
  4. Caída de las exportaciones e importaciones hacia y desde la Unión Europea.
  5. Los desagradables retrasos y los derechos de aduana que los clientes no esperaban pueden dar lugar a una experiencia muy desagradable para el cliente que hace que no vuelva a comprar en esa tienda. 


Suscribir


Mafalda Vieira Santos

“e-Stamos jodidos”

Previous article

Cómo Decathlon y MediaMarkt utilizan experiencias personalizadas para aumentar su cesta media con Insider

Next article

You may also like


Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.