ECOMMERCE

El impacto del COVID-19 y el sector de los pagos: las oportunidades y desafíos

0

La evolución de la pandemia provocada por el COVID-19 está teniendo un impacto significativo en las personas y las economías de todo el mundo, pero no afecta de la misma forma a todas las industrias. Según el análisis de Kearney en el mercado de Estados Unidos, la firma de consultoría estratégica especializada en ayudar a las empresas a optimizar sus operaciones y su cadena de suministro en la era digital, la industria de pagos afronta numerosas oportunidades derivadas del actual contexto. 

Las buenas noticias

Está cayendo el uso del dinero en efectivo. A principios de marzo, la Organización Mundial de la Salud aconsejó a la gente que usara pagos sin contacto para reducir el riesgo de transmisión del virus. El mensaje fue recogido y difundido por numerosos medios de comunicación y, como resultado, los consumidores se han vuelto más cautelosos a la hora de manejar billetes y monedas. De hecho, nuestro análisis muestra que más del 20 por ciento de los consumidores utilizan menos dinero en efectivo (véase la figura 1).

La tendencia es más significativa entre las mujeres y los estadounidenses jóvenes y de mediana edad, ya que más de un tercio (36%) de las personas de 55 a 64 años de edad usan menos dinero en efectivo o lo evitan por completo. En lugar de dinero en efectivo, los consumidores se están inclinando principalmente por las tarjetas, y un porcentaje menor está aumentando el uso de las carteras digitales.

Aumenta el volumen de las compras online. Aunque los consumidores se están esforzando por cumplir las medidas gubernamentales impulsadas para aplanar la curva COVID-19, no han dejado de comprar. Sin embargo, confinados en sus hogares, el 20% está aumentando sus gastos online, una tendencia que prevalece en todos los grupos de género y edad (ver figura 2). 

El otro lado de la moneda

En muchas categorías el gasto es ha disminuido de manera significativa. Con los mandatos gubernamentales de permanecer en casa y muchos negocios cerrando o reduciendo actividad al mínimo, el gasto del consumidor en general está disminuyendo. Entre los sectores más afectados están los artículos de consumo discrecional y los industriales, en particular las aerolíneas. Por el contrario, muchas empresas de productos básicos para el consumidor y de tecnología de la información están registrando un aumento de las ventas, a medida que los consumidores se abastecen de alimentos y pasan al entretenimiento digital y el trabajo a distancia.

Las ventas en algunas industrias importantes han caído en picado hasta niveles similares a los de las peores experiencias en China. Por ejemplo, OpenTable, el sitio de reservas de restaurantes en línea, informó de una caída del 84% anual en las reservas de restaurantes de los EE.UU. a partir del 17 de marzo de 2020, con muchas grandes ciudades de los EE.UU. en un 100% debido a los cierres de restaurantes. Esta situación es similar a la de China en el momento más álgido del brote, donde los restaurantes experimentaron una caída del 90 por ciento en el negocio, con más del 70 por ciento de los restaurantes encuestados cerrados.

En cuanto a los viajes, las principales aerolíneas de los Estados Unidos están reduciendo la capacidad de sus aviones en un 50% para abril y mayo, en previsión de una importante disminución de la utilización. De igual manera, el volumen de vuelos de China cayó en más del 75 por ciento en el punto álgido de la crisis.

Mucho de lo que vemos en las noticias se centra en las grandes empresas. Sin embargo, las pequeñas empresas (brick&mortar) y los trabajadores por autónomos- han sido especialmente afectados. Desde los taxistas hasta las tintorerías, las tiendas turísticas y los restaurantes, el flujo de caja está disminuyendo rápidamente para estas empresas, dejándolas (y a sus proveedores de pago) significativamente expuestas.

Las retrocesiones de cargos están aumentando. Los viajes son una de las categorías más afectadas en los Estados Unidos, ya que los consumidores evitan los viajes y las aerolíneas, y los hoteles reducen su capacidad. Hasta la fecha, muchos proveedores han ofrecido a los clientes políticas de cancelación relativamente generosas. Por ejemplo, Disney cerró sus parques temáticos y ofrece a los clientes una extensión automática o un reembolso completo para las reservas de habitaciones en centros turísticos. Del mismo modo, MGM cerró todos sus complejos turísticos en los Estados Unidos y también está ofreciendo a los clientes cancelaciones gratuitas.

No obstante, muchos pequeños operadores de viajes no ofrecían (y no pueden) estos reembolsos y pueden quebrar. Como resultado, esperamos que los reembolsos y las reclamaciones de seguros por viajes y servicios relacionados aumenten a medida que los consumidores no puedan o no quieran viajar.

Los emisores se enfrentarán a mayores riesgos de capital. Con los consumidores y las empresas bajo una creciente presión financiera, los emisores verán un aumento de las pérdidas de capital. Estas pérdidas de capital se derivarán de dos fuentes. En primer lugar, a medida que la situación se agrave, los emisores tendrán que pagar por los reembolsos de los consumidores. Con las acciones de muchas compañías relacionadas con los viajes bajando un 50 por ciento o más, las quiebras parecen cada vez más probables. En segundo lugar, las tasas de impago de los consumidores pueden aumentar si la desaceleración continúa durante un período de tiempo prolongado. El crecimiento de las solicitudes de desempleo, que ya habían aumentado más del 33 por ciento para el 19 de marzo, es un indicio de que el riesgo de impago de los consumidores ha aumentado drásticamente.

¿Qué pueden hacer las empresas de pagos?

Creemos que el entorno actual presenta riesgos y oportunidades únicos para las empresas de pago, ya que los clientes comerciales y los consumidores se enfrentan a importantes desafíos. Si dispone de la capacidad financiera, a continuación listamos algunas de las ideas e iniciativas para convertir el actual desafío en una oportunidad para el sector de pagos: 

Revisión  de acuerdos comerciales

  • Renunciar a las tasas a los comerciantes. Square y otros están renunciando a las tasas de suscripción de software en un esfuerzo por ayudar financieramente a los comerciantes.
  • Ayudar a los comerciantes a reducir el contacto personal. Muchos comerciantes están presionando para que se pague con tarjeta o monedero digital para evitar el dinero en efectivo, pero algunos están luchando para establecerlo técnicamente. Además, muchos comerciantes están pidiendo a su proveedor de pagos que desactive ciertas funcionalidades del punto de venta que potencialmente reducen la propagación del virus (por ejemplo, menos firmas o saltarse la pantalla del recibo).
  • Ayudar a los comerciantes a llevar sus negocios al mundo online. A medida que los consumidores evitan las compras de productos básicos, los adquirentes y las pasarelas pueden ayudar a los comerciantes a trasladar sus negocios en línea. Los restaurantes especialmente han cambiado rápidamente de «cenar en» a la opción del «delivery».
  • Proporcionar a los comerciantes tarjetas de regalo. Mientras los negocios luchan con el flujo de dinero, las tarjetas de regalo pueden ayudar a «cargar» el flujo de dinero. Además, muchos consumidores quieren apoyar al comercio local, y las tarjetas de regalo son una opción interesante.
  • Ayudar a los comerciantes a explorar nuevas formas de monetización. Muchos comerciantes tienen activos que ahora están infrautilizados y poco monetizados. Por ejemplo, los gimnasios podrían alquilar su equipo, lo que requeriría nuevos flujos de pago (por ejemplo, una garantía de 200 dólares). 

Bancos

  • Ofrecer préstamos para PYMES. Mientras las PYMES luchan, los bancos pueden ofrecer préstamos a las PYMES, tal vez usando los datos de los pagos anteriores para evaluar la solvencia.
  • Ofrecer a los consumidores opciones para reducir la salida de dinero. A medida que los consumidores tratan de reducir sus gastos, ayúdenles proporcionando más información sobre sus gastos. ¿Qué suscripciones tienen? ¿Cómo pueden cancelarlas?

Emisores

  • Aliviar la carga a los titulares de tarjetas. Muchos emisores de EE.UU. ya ofrecen alivio de pago, tanto en las cuotas mensuales o anuales como en los saldos pendientes. Además, ahora podría ser un buen momento para explorar opciones de pago a plazos, permitiendo a los consumidores convertir un saldo en un préstamo a plazos que se pague en un plazo más largo y definido.
  • Cambiar las estructuras de recompensa de las tarjetas. Como los consumidores viajan menos pero siguen gastando dinero en lo «esencial», es recomendable revisar la posibilidad de cambiar las estructuras de las tarjetas de recompensa.


Suscribir


Laura Quelle
Vivo en un constante brainstorming y me apasiona la comunicación en todas su formas. Con 3 años descubrí el café y fue uno de mis mejores descubrimientos tempranos. Puede que sea el culpable de que mi mente vaya a 1,000kh/h.

Correos entrega los respiradores fabricados por SEAT

Previous article

10 claves para triunfar en eCommerce durante la crisis del Covid-19

Next article

You may also like


Comentarios

Comments are closed.

More in ECOMMERCE