ECOMMERCE

Auge del comercio electrónico por el coronavirus

1

Nadie hubiera podido prever el auge que ha experimentado el comercio electrónico en los últimos meses. La pandemia de Coronavirus ha propiciado una situación que no se hubiera pronosticado hasta dentro de varias décadas. El nivel de digitalización y el número de transacciones económicas que se han realizado durante los meses de confinamiento y estado de alarma ha dado un vuelco al estado de las cosas, acelerando una tendencia que, aunque presente, avanzaba a un ritmo mucho más lento y progresivo.

Miles de pequeños y grandes comercios, desde establecimientos de barrio a multinacionales, han tenido que idear, a raíz de la irrupción de la pandemia y la consiguiente imposición de restricciones a la movilidad, nuevas fórmulas para dar salida a sus bienes y servicios y evitar el colapso de sus negocios. Muchas de esas fórmulas han pasado, precisamente, por fomentar el comercio electrónico a través de plataformas o servicios de venta en línea y distribución a domicilio, ya fuese por medio de sistemas propios o a través de la contratación de servicios especializados en este tipo de operaciones.

Aunque algunas entidades —aún sin la infraestructura digital adecuada para hacer frente al aluvión de demanda electrónica— se vieran sobrepasados por el volumen de pedidos y cerrarán las opciones de venta online (o restringiera su uso), la mayoría de las empresas han apostado por invertir en desarrollar estas nuevas vías de negocio.

Aunque a la mayoría de comerciantes y consumidores, esta aceleradísima transición les pillara algo desprevenidos (lo que se ha traducido en diversidad de problemas logísticos e informáticos que impedían hacer pedidos correctamente, u ocasionaban incidencias en el proceso de compra o en el despacho de productos tales como retrasos o extravíos), una gran cantidad de establecimientos y compañías se han ido poniendo a la altura del reto y han ido perfeccionando los mecanismos para reducir el número de contratiempos y adaptarse a las nuevas exigencias del mercado de la manera más eficiente posible.

Tal ha sido el volumen de pedidos electrónicos que se ha recibido durante este inusual periodo que incluso algunas de las corporaciones con más experiencia en el comercio online, como es el caso de Amazon o Ebay (por solo mencionar un par) se las han visto y deseado para poder lidiar con el aumento sin precedentes de pedidos y para mantener el ritmo de despacho y entrega. En muchos casos, hasta estas plataformas han tenido que informar y pedir disculpas sobre los contratiempos y los retrasos ocasionados.

Con este aumento del comercio electrónico se ha incrementado la demanda de sistemas de seguridad, se ha disparado el consumo de servicios VPN – por ejemplo – y en paralelo, un estudio de la empresa de seguridad ExpressVPN demuestra que la preocupación por la privacidad se ha disparado durante este año.

Lo que está claro es que la pandemia nos ha hecho dar, a la sociedad en conjunto, un salto digital. Desde las transacciones en línea, hasta las gestiones digitales a través de procesos y formularios electrónicos (tanto para gestiones públicas con la administración, como en el ámbito privado con bancos, gestoras, etc.), hasta el nuevo paradigma del trabajo remoto, la digitalización de las relaciones y de la comunicación, las nuevas formas de entretenimiento o las consultas médicas en línea; el panorama está plagado de ejemplos de cómo el distanciamiento social obligado derivado de las medidas de contención del virus han modulado las maneras de interactuar entre las personas, y con ello, de hacer negocio.

Comercio, administración, servicios públicos, banca, entretenimiento… pocos sectores se libran de digitalización. Queda por ver si esta tendencia seguirá adelante o se invertirá el proceso una vez se suavice la incidencia del patógeno. La incertidumbre del momento actual parece indicar en la primera dirección, al menos hasta que el virus desaparezca o puede tratarse de forma efectiva, algo que, a día de hoy no sabemos cuándo ocurrida (o si ocurrirá si quiera).


Suscribir



El 40% de las ventas online en España ya se realizan a través de dispositivos móviles

Previous article

Marketplace Summit 2020: Cómo nos podemos convertir en un marketplace

Next article

You may also like


1 Comentario
  1. […] El e-commerce ya estaba en una etapa de apogeo antes del estallido del coronavirus. De hecho, el diario digital MurciaEconomía afirmaba el 10 de marzo que el comercio electrónico había cobrado muchísima importancia gracias a lo indispensable que se ha vuelto Internet para nuestra vida y, en concreto, para el marketing y los negocios, que es lo que a nosotros más nos interesa. Cuatro meses exactos después, Ecommerce News elaboró una noticia donde hablaba del auge de la venta online debido a las restricciones de movilidad sufridas durante el confinamiento. […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in ECOMMERCE